Tienda Barrabés en Benasque

En 1998, con una Internet incipiente en España, me enrolé en el proyecto del comercio electrónico de Barrabés Ski y Montaña. Un proyecto que supuso una inflexión en mi trayectoria profesional y que dio como resultado un comercio electrónico pionero, que hoy en día es un caso de referencia para empresarios y escuelas de negocio.

Ficha

Barrabés Ski y Montaña Empresa: Barrabés Ski y Montaña.
Lugar y fecha: Benasque, año 1998.
Tipo de proyecto: Diseño y desarrollo de un comercio electrónico clave en la estrategia de crecimiento y expansión de la empresa.
Tipo de empresa: PyME.
Índice: Antecedentes | Frente al problema | Resultado

Antecedentes

Los hermanos Barrabés, con el apoyo de su padre, habían montado una tienda de material de esquí y montaña en Benasque después de investigar concienzudamente las actividades de ocio que llevaban a cabo los visitantes del valle.

Desde el inicio habían tenido la inquietud de luchar contra la estacionalidad de las ventas (en invierno esquí y en verano montañismo estival) y contra las limitaciones geográficas inherentes a su ubicación en el centro de los Pirineos. Por eso empezaron a vender por catálogo en 1994, y por eso decidieron explorar el territorio online que habían conocido gracias a los físicos y matemáticos que pueblan Benasque cada cierto tiempo en el Centro de Ciencias Pedro Pascual. Era la época de las Autopistas de la Información.

Bocetos para el Barrabes.com de 1996.
Bocetos para el Barrabes.com de 1996.

El primer ciclo cristalizó en una primera página web estática, con un dibujo de la tienda estilo 13, Rue del Percebe en la que, clicando en cada sección se podía enviar un mail a la tienda para solicitar información o hacer un pedido. Pero ese primer ciclo era poco, muy poco para los objetivos de Barrabés. Estaban dispuestos a avanzar con el proyecto de tienda online y el 1 de septiembre de 1998 me incorporé a Barrabés Ski y Montaña como director de Sistemas e Internet.

Frente al problema

El proyecto en 1998 era una apuesta arriesgada pero todos estábamos fuertemente implicados en que el proyecto saliera adelante. Ante la falta de referentes a los que recurrir mi primera decisión fue comprar un tablón de corcho y un libro por Internet: Information Arquitecture for the World Wide Web (pero la primera edición, claro), de Peter Morville y Louis Rosenfeld, editado por O’Reilly. Con esas herramientas empezamos a colgar ideas del tablón de cómo debía ser la nueva web de Barrabés.

Los cuatro pilares básicos que surgieron de ese ejercicio fueron los siguientes:

  • Facilitar al máximo el proceso de pago, lo que no iba a resultar fácil en los tiempos en los que las pasarelas de pago no sólo no eran comunes, sino que eran evitadas intensamente por las entidades bancarias.
  • Ofrecer la máxima atención al cliente, llegando incluso a nombrar defensora del cliente a una de nuestras dependientas.
  • Dar la máxima información sobre el producto, cuidando el detalle en profundidad e incluso publicando sin censura las opiniones de los usuarios sobre los productos.
  • Poner foco en el marketing de contenidos como reclamo y soporte a la venta, creando la Revista Barrabés.

Dar forma a todo eso iba a ser un gran trabajo y se necesitaba un gran equipo, lo que suponía un reto en sí mismo. No sólo por que Barrabés al fin y al cabo no dejaba de ser una PyME con presupuestos de PyME, sino porque captar recursos tan específicos en un pueblo de menos de 900 habitantes era algo muy complicado. Para resolver este problema contábamos con la ayuda de Microsoft, partner del proyecto, quien nos puso en contacto con Renacimiento Sistemas, una pequeña empresa de consultoría y desarrollo constituida por unos jóvenes prometedores y que resultaron ser un perfecto compañero de viaje.

El equipo de Barrabes.com
El equipo de Barrabes.com en 1999. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Javier Campos, Marga Nerín, Ramón Puchades, José Cristobal Barrabés, Santi Pinilla y Carlos Barrabés.

Resultado

En febrero de 2000, cuando dejé el proyecto Barrabes.com era un sólida realidad que afianzaba los fundamentos de lo que es hoy en día: uno de los comercios electrónicos verticales más sólidos del mundo.

La inversión hasta el momento había sido de unos 25 millones de pesetas (aproximadamente 150.200 €) y los resultados ahora mismo pueden parecen ridículos pero para esos años supusieton todo un éxito:

  • El sitio tenía una media de 1.000 visitantes diarios, alcanzando picos de 4.000 (campañas, picos estacionales, días de outlet, etc.)
  • El 20 % de las ventas de la compañía (unos 140 millones de pesetas, que equivaldrían a 841.400 € aproximadamente) se realizaban online.
  • Era frecuente recibir pedidos internacionales, lo que abría las puertas a la internacionalización.
  • El proyecto era un éxito de comunicación en el entorno empresarial y en el deportivo.
Captura del Barrabes.com de 2002 disponible en Archive.org (Porción)
Captura del Barrabes.com de 2002 disponible en Archive.org (clicar en la imagen para verla completa)

 

Enlaces de interés
21.08.2011 – Del contrabandista al escalador. Artículo publicado en La Vanguardia.
29.12.2002 – Entrevista a Carlos Barrabés realizada por Alfredo Merino para Ariadn@, de El Mundo.
22.05.2002 – El éxito de Barrabés.com. Caso publicado en Infonomía por Albert Batalla, Aleix Caufapé, Pol Cercós, Daniel Cerveró y Marc Mallafré.
22.05.2000 – Barrabés realizará este año el 50% de su facturación total en Internet . Reseña en la revista Navactiva sobre un artículo publicado en Cinco Días.
22.01.1999 – Barrabés Esquí y Montaña, una tienda virtual que triunfa en Internet. Reseña en la revista Navactiva sobre un artículo publicado en El País Digital.

Deja un comentario