El otro día María José y yo estuvimos viendo la ceremonia de los premios Goya en las oficinas de Enfemenino.com, rodeados de amigos y con un mojito en la mano. Una agradable velada alrededor de unos premios que, en el fondo, son la parte visible de un sector que siempre me ha interesado personalmente y ahora incluso profesionalmente.

Recuerdo que ojeando Twitter comenté con Jorge Segado las desafortunadas palabras de Enrique González Macho destinadas a abundar en el estigma con el que buena parte de la Academia está castigando a Alex de la Iglesia desde hace ya tres años. Parece que no era bastante negarle las nominaciones en las áreas que dependían directamente de él (mejor director, mejor guión y, en definitiva, mejor película), cuando claramente por los resultados cosechados, era una de las grandes películas del año.

Enrique González Macho en el discurso de los Goya de 2014
Enrique González Macho en el discurso de los Goya de 2014

Un par de días después, Jorge publicaba en su blog una magnífica entrada que ponía el dedo en la llaga sobre la resistencia que gran parte del sector del cine (obviamente los más afectados en este proceso de transformación radical que proponen, casi dictan, las ya no tan nuevas tecnologías) se empeña en poner al futuro que, ya más que futuro, es casi pasado.

El actual presidente de Academia decía en su discurso que “el futuro [que se prometía hace 3 años] no había llegado”, pero lo que no alcanza a ver Enrique González Macho es que el futuro no sólo ha llegado, sino que está bien asentado en la sociedad. Es un presente muy sólido que mueve millones de dólares y euros en todo el mundo en casi todos los sectores, que emplea a decenas de miles de profesionales y que genera millones de megabytes de contenidos de todo tipo al día en todo el mundo.

Lo que no parece entender el presidente de la Academia es que el futuro no le llega nunca a aquellos que no lo buscan, a aquellos que se resisten a que les llegue, a aquellos que son capaces de suicidarse mirando hacia el pasado para negar la evidencia del presente. Pero eso no hará, como le gustaría al señor González Macho, que el futuro no le llegue al resto y, en especial, a aquellos que les dan o deberían darle de comer de algún modo. Y claro, para todos ellos, habrá otras propuestas que rellenaran el hueco que, aquellos que piensan que el futuro no ha llegado, dejen al extinguirse.

Lo que no quiere entender González Macho y gran parte del sector del cine es que el futuro nunca viene de golpe, que te cuece lentamente como en el síndrome de la rana hervida, como un tsunami que desprecias cuando el agua crece despacio a la altura del tobillo pero que te arrastra salvajemente de modo súbito.

Con Alex de la Iglesia en un evento en Melilla en 2010
Con Alex de la Iglesia en un evento en Melilla en 2010

Echando la vista atrás, tengo una gran sensación de pérdida de tiempo, de desperdicio de una oportunidad que nació con una pequeña reunión muy suculenta en la Academia, auspiciada por un aventurero dispuesto a explorar nuevos territorios y que se vio truncada por las presiones de un ministerio oportunista y miope.

Ya lamenté en su momento que Alex dimitiera, pero fue inevitable y, como él me diría después, le vino bien para volver a centrarse en hacer lo que él hace: películas. Aún así, no me resisto a incrustar su brillante discurso de despedida que me parece que sigue vigente y que no tiene desperdicio a mi parecer.

 

 

Algunas referencias al respecto:

5 thoughts on “Con ocasión de los premios Goya

  • Jorge Segado

    Enhorabuena por el artículo, Ramón, y muchas gracias por citarme. Yo hubiera preferido que ilustraras el artículo con esta foto de González Macho viendo pasar el futuro:

    https://twitter.com/jorgesegado/status/433969029699895296

    Un abrazo.

    Responder
    • rp

      Jajaja.. no lo vi, si no lo habría utilizado. Es muy bueno.

      Y muchas gracias a ti, que me has servido de inspiración.

      Responder
  • MJ

    Muy bueno, Ramón.
    Y me niegon a pensar que González Macho sea honesto negando la realidad de esa manera. Desafortunadamente, mira intencionadamente hacia otro lado evitando ver cómo el tsunam ya ha llegado. Y no sé muy bien qué pretende con esa actitud. Sinceramente, me gustaría poder entenderle…o no.

    Responder
    • rp

      Muchas gracias.

      Sinceramente yo creo que sí que es honesto, porque la otra alternativa es que sea perverso. De hecho, él ya ha tenido que cerrar su propia distribuidora Alta Films, debe haber reflexionado sobre ello.

      Lo que pasa es que el ser humano es muy capaz de engañarse al solitario por razones comprensibles pero inadmisibles en términos empresariales (y sociales) como miedo al cambio, a la pérdida de estatus (económico y social) o a la pérdida de poder. Cualquier cantidad de esos ingredientes en su justa medida nos lleva a conformar un contexto completamente a medida para justificar una postura reactiva ante la evidencia.

      Lo malo es que eso puede llevar al desastre a un sector o, al menos, a grandes actores del mismo.

      Es un poco como lo que le pasa a algunos animales que mueren atropellados en la carretera porque no son capaces de concebir que haya algo más rápido que ellos (y mucho más duro)…

      Responder
  • Francisco George

    Hazle llegar a nuestro amadissimo EGM este articulo a ver si cambia de discurso de una p..a vez http://www.elmundo.es/economia/2014/09/21/541c8f1ce2704ee2378b456f.html y para mas regodeo este video de creadores de Hollywood en favor de la liberacion de Peter Sunde http://au.ibtimes.com/articles/566862/20140919/pirate-bay-founder-peter-sunde-gets-hollywood.htm

    Responder

Deja un comentario