Cuando estaba finalizando el año pasado me cuestioné inevitablemente la evolución de 2013 en diferentes aspectos. Fue un año bastante peculiar, que empezó con mucha motivación profesional, mucha ilusión personal y muchos proyectos encima de la mesa. Y un firme propósito de postear más en este blog.

Sin embargo el año fue bastante turbulento en lo profesional, incluso muy incierto de cara al otoño y, aunque en los aspectos personales encontré un buen impulso motivador y afortunadamente profesionalemente se reenfocó cara al final de año, no fue suficiente para cumplir mi propósito de postear más.
Creo que el error era querer dotar al blog de contenido de mucho peso en el ámbito profesional estricto y que, además ese ámbito se ha ido tornando en más híbrido, más complejo, más difuso e, incluso, más espeso.

Nos vemos en los jardines
Nos vemos en los jardines

La conclusión a la que llegué es, “simplifica, banaliza un poco, sé más tú en todos los ámbitos y menos el director de tal o cual”. Así que ese es mi propósito bloguero de año nuevo: ser más yo (y serlo más a menudo, claro)

Así que, vamos allá con más intuición, más afición y más banalidad, tratando de no dejar muy atrás la reflexión. Se podría decir que nace mi Segunda Época, Año XI como bloguero después de mi primer post en marzo de 2003. Una época en la que espero más encuentros en los jardines, los que habito y los del sueño, que en los pasillos de las oficinas.

4 thoughts on “Segunda época, año XI

  • santipinilla

    Banalizar no es decir tonterías.
    Sé que muchas cosas serias se pueden decir con una chispa de humor, y eso no les quita importancia.
    Me gustará leer los post de Ramón, mucho más que leer los del Director de…

    Responder
    • rp

      Completamente de acuerdo. Yo soy un absoluto defensor de lo banal, no así de las tonterías (al menos no de todas :D)

      Gracias por estar siempre ahí. ¡Un abrazo!

      Responder
  • Andrés

    ¡Pero si ya me aconsabas aplicar -cuando yo tenía idénticas dudas hace más de seis años- las mismas soluciones! Estoy de acuerdo: aunque por cada cliente que se gana por ser uno mismo se pierden, creo, tres porque lo mismo causa rechazo, sigo creyendo que, además de ser inevitable, es bueno; como lo es que postees irregularmente, asi que no hace falta que te vuelvas a excusar 😉

    Responder
    • rp

      Eso es, Andrés. Quizá está mal explicado porque yo siempre he hablado de temas personales y lo he entremezclado, pero, por alguna razón en algún momento pensé que, aunque fuera personal, este blog debería ser más orientado a mi profesión ya que tenía madclimber.com donde hablaba básicamente de mis actividades montañeras y de cosas mucho más banales.

      Sin embargo, el tiempo ha ido cambiando el contexto: mi actividad montañera está muy menguada por diferentes motivos y mi actividad profesional cada vez es menos especializada y, por lo tanto, ofrece menos posibilidades de contenido específico. También tengo mucho menos tiempo con dos niños, algunas aficiones que intento mantener y una interesante carga de trabajo multidisciplinar. Eso es lo que ha hecho que me replantee cómo enfocarlo.

      Y, bueno, las excusas en realidad no son para con vosotros, sino conmigo mismo… sólo que en voz alta 😀

      Responder

Deja un comentario