Este año tuve la fortuna de participar activamente en uno de mis encuentros profesionales favoritos: iRedes.

La organización contó conmigo en dos frentes: como moderador de una muy interesante mesa sobre fotografía y redes sociales y como miembro del jurado de los premios de este año. Ambas participaciones resultaron altamente gratificantes y enriquecedoras.

Nueva York durante el Huracán Sandy (Foto: Ángel Jiménez)
Nueva York durante el Huracán Sandy (Foto: Ángel Jiménez)

La labor de jurado se saldó con los premios al siempre lúcido de mi vecino y amigo Mario Tascón y a la gran labor de Change.org. Además, tuve la suerte de ser el elegido para entregarle el premio a Francisco Polo, en nombre de Change.org.

La mesa, con Alicia Andrés, Victoriano Izquierdo y Jonan Basterra, creo que resultó muy interesante. Pero obviamente es un punto de vista subjetivo, así que aquí inserto un videoresumen para que cada cual saque sus sensaciones.

 

La preparación de la mesa
Siguiendo la estela de Álvaro Varona, creo interesante relatar sucintamente el proceso de preparación de la mesa, ya que fue realmene un proceso de descubrimiento.

En primer lugar, siguiendo la sugerencia de Leandro, investigué en la casa, conversando con mi compañero Santiago Sáiz, community manager de Elmundo.es. Él me detalló, como, en un proceso abierto de crowdsorcing, construía fotogalerías colaborativas. Yo conocía lo que estaba haciendo, por supuesto, pero no tenía el detalle de las acciones y el resultado final resultaba muy estimulante. Estos son algunos de los ejemplos que Santiago me pasó:

También a través de Santiago supe del trabajo de otros tres compañeros, Alberto Cuéllar, fotógrafo de El Mundo, Ángel Jiménez de Luis, colaborador de El Mundo y @Ariadna, y Eduardo Suárez, corresponsal de El Mundo en Nueva York. Los tres, ávidos fotógrafos, me descubrieron su visión de la fotografía en las redes sociales y, en especial, su utilización para construir las historias y, posteriormente, extender la vida de las mismas a través de la conversación en imágenes.

Convención republicana. Foto: Eduardo Suárez
Convención republicana. Foto: Eduardo Suárez

También fue muy interesante la sucinta labor de información que hice sobre los participantes en la mesa y, tras ver el video creo que huelga cualquier apreciación mía sobre los mismos, tan sólo me gustaría incluir aquí los enlaces a sus trabajos:

El público de iRedes desde el escenario
El público de iRedes desde el escenario durante la foto recíproca

Con toda la información recabada de mis compañeros y un par de breves intercambios con los participantes de la mesa, llegué a una serie de inquietudes que, de un modo u otro pensé que sería interesante tratar. Demasiadas para ser honestos teniendo en cuenta el tiempo limitado del formato y el la necesidad de repartir el tiempo entre todos. En cualquier caso, todos coincidimos en que eran inquietudes compartidas de un modo u otro:

  • Los cambios que la tecnología opera en la cualificación necesaria para realizar fotografías. El proceso técnico se simplifica y el peso del talento artístico cobra mucha mayor importancia.
  • El volumen como modificador del espacio compartido. La democratización en el proceso y en la publicación está generando una ingente masa crítica de material fotográfico que modifica los roles de creador y espectador.
  • El cambio de roles y actitudes en el campo del periodismo.
  • Una constante común en muchos fotógrafos: la pasión viajera y la capacidad de construir el viaje de modo compartido en las redes sociales.
  • La facilidad para compartir las obsesiones personales y los mundos interiores con otras personas que sienten las mismas inquietudes. La facilidad para hallar complicidad que ofrecen las redes sociales.

Por otro lado, como punto de partida de la mesa para abordar las cuestiones anteriores, elaboré unas sencillas preguntas que les propuse y que, de un modo u otro, guiaron la conversación de la mesa:

  • ¿Cómo usáis las redes sociales?, ¿qué os aportan?
  • ¿Cual creéis que es el papel del fotógrafo en el momento actual?
  • ¿Y del fotoperiodismo?

Por último, comparto en este post la reflexión que escribí para utilizar como pequeña introducción a la mesa (que según me comentaron algunos amigos después, no resultó tan pequeña) y que reinterpreté en directo al arrancar.

La tecnología hace que varíen radicalmente los espacios de la cualificación profesional. Procesos que requieren muchos conocimientos técnicos específicos se convierten en accesibles cuando la tecnología los simplifica. La fotografía es uno de esos campos en los que se requería una suficiente capacidad técnica, además de una importante capacidad narrativa, artística o intuitiva. La simplificación que ofrece la tecnología cambia la relación en los pesos de ambas partes y vulgariza, en cierto modo, la labor que era potestad de unos pocos. Además está la variación que supone el volumen: mayor volumen (ingente) supone mayor facilidad para generar un número suficiente de producto de calidad.

Por último, la relevancia, microsegmentada, hace que el valor de una imagen resida de un modo más compartido en el que la produce y en el que la consume, difuminando las barreras entre el profesional relevante y el amateur relevante. Luego está la labor periodística que, como hemos hablado en infinidad de ocasiones, está viéndose fuertemente modificada por las nuevas (no tan nuevas) tecnologías. El periodista se convierte en una suerte de hombre pertrechado con una armadura tecnológica que le permite llegar suficientemente a donde antes no llegaba solo: agilidad, inmediatez, capacidad de difundir independientemente del camino.

Además están los usuarios, no podemos olvidar el contenido generado por el usuario (UGC).

3 thoughts on “iRedes III – Fotografía en las redes sociales y premios del jurado

  • Andrés

    Ramón,

    te veo en plena forma, y lleno de bolos, y eso me alegra. Veo que el gin&tonic que te ha aparecido por casa últimamente no te ha mermado la fuerza. ¡Enhorabuena! Un abrazo fuerte, Andrés.

    Responder
    • rp

      ¡Muchas gracias! 🙂

      Hombre, lleno yo no diría (y son rachas), pero sí que estoy bastante activo afortunadamente. Ginebra, más que mermarme la fuerza me ha reimpulsado.

      Me alegra tenerte por aquí de cuando en cuando y espero que la vida te trate bien. A ver si salto a Barcelona pronto y nos vemos.

      ¡Un abrazo!

      Responder
  • Andrés

    ¡Me alegro! No dejes de avisar cuando vengas por aquí; seguro que tendremos mucho que hablar, como a cada vez. Un beso para las chicas, MJ y GP, y, por supuesto, para el destronado, para el cual espero que esté siendo leve. Andrés

    Responder

Deja un comentario