Hace unas semanas andaba dándole vueltas a si me unía o no al movimiento Movember, cuando me llega un mensaje de Santi diciéndome “nos apuntamos?”.

Afeitado el día 1 de moviembre
Afeitado el día 1 de moviembre

Así que nos hemos enrolado, junto con José Luis, en la aventura de recaudar fondos para la causa de la sensibilización y la lucha contra las enfermedades del hombre y, en especial, contra el cáncer de próstata.

Juntos hemos montado un grupo en el estamos publicando las fotos de la evolución de nuestros bigotes y en el que se pueden hacer donaciones que es, al fin y al cabo, uno de los principales objetivos de la acción.

El conflicto

Pero hoy, @crisdemartos ha compartido conmigo una información controvertida sobre el movimiento y los aspectos puramente médicos que promueve. El interesante artículo, del blog doc2doc, analiza los diferentes puntos del manifiesto de recomendaciones de Movember y se cuestiona muchos de ellos de modo incontestable y argumentado. La duda surge: ¿me afeito?

Al final no. Creo que la motivación original es buena a pesar de que, quizá, algunos aspectos de la acción hayan perdido algo de foco (o pequen de exagerados), a pesar de que falte foco en algunas cosas relevantes y, sobre todo, a pesar de que, como no podía ser de otro modo, existan numerosas voces críticas con mayor o menor fundamento. La crítica si es sustentada y razonable, siempre enriquece y puede ayudar a mejorar el resultado.

Así que, vuelvo a solicitar el apoyo, difusión, y, por supuesto, las donaciones para Movember y yo, mientras, seguiré dejándome crecer el bigote que, por cierto, me sienta peor que mal (abajo está la prueba, claramente).

Dejo los enlaces al equipo y a los miembros del equipo para lo que se tercie:

El equipo, Escaladores y otra gente de mal vivir, y cada uno de nosotros: SantiJosé Luis y yo mismo.

Día 7 de moviembre
Día 7 de moviembre

Deja un comentario