De nuevo he tenido la fortuna de colaborar con El Mundo publicando un artículo sobre La Roja vista desde las redes sociales, publicado el pasado sábado 7 de julio en el especial sobre la Eurocopa 2012.

Como en otras ocasiones, hoy lo transcribo en el blog para todos aquellos que no tuvieron ocasión de leer El Mundo el sábado o no dispongan de cuenta de EL Mundo en Orbyt.

La Eurocopa de 2012 ha terminado y España es la campeona de nuevo. Si no vieron el partido o no leyeron las noticias después, a pesar de ello, es seguro que se habrán enterado y es altamente probable que lo hayan hecho a través de alguna plataforma social online. Incluso quizá sea uno de los más de 36 millones de fans en Facebook o de los más de 20 millones de seguidores en Twitter que suman los jugadores de La Roja.

Ya no es nuevo el flujo de información que inunda los perfiles sociales de millones de aficionados al deporte. Sobre todo cuando se disputan acontecimientos del alcance internacional de la Eurocopa. Así, proliferan divertidos ejercicios como los onces ideales en base a la popularidad en redes sociales, en los que también La Roja arrasa colocando hasta siete jugadores en el once titular. El grupo, en este caso, lo lidera indiscutiblemente Andrés Iniesta, con más de 10 millones de fans en Facebook y casi 4 millones de seguidores en Twitter, aunque está lejos de la estrella, Cristiano Ronaldo, con más de 46 y 11 millones respectivamente.

Las redes sociales se han convertido en territorio abonado a La Roja. Prueba del furor 2.0 que despierta el fútbol se vivió cuando la Federación prohibió la utilización de sus perfiles a los jugadores durante la Eurocopa. La polémica fue tal que, finalmente, este organismo decidió dar marcha atrás y permitir que Twitter y Facebook también jugasen en el Torneo.

Jugadores como Andrés Iniesta, Víctor Valdés, Sergio Ramos, Gerard Piqué o Iker Casillas son conscientes de lo importante que es para ellos mantenerse cerca de la gente que les apoya y que les impulsa y, por lo tanto, trabajan con esmero, en primera mano y también con el apoyo de sus equipos de comunicación, la relación de proximidad con sus seguidores.

El gesto inicial de la RFEF tenía aroma de cierta época, ya pasada, en la que la comunicación institucional se limitaba a ejercer un control unidireccional y jerarquizado, tratando a cada componente del grupo como peones. Tardaron en comprender (si es que lo han hecho y su gesto no fue sólo una resignación inevitable) que hoy en día, la imagen de marca, la comunicación corporativa, se ejerce colaborativamente, con recomendaciones y pautas por supuesto, pero aprovechando la capacidad de comunicar, sumar y vincular afectos de todas las partes implicadas.

Quizá, éste de la RFEF, sea un mal compartido en los altos estamentos futbolísticos a tenor de la débil presencia la de UEFA –como fuente de información oficial y sólida– en los espacios sociales online.

Cuesta encontrar en su página web oficial algún enlace que ofrezca la posibilidad de vincularse a un seguimiento complementario en espacios como Facebook o Twitter. Y tan sólo una página de Facebook, con poco más de 887.000 fans e información únicamente en inglés, ofrecía un lugar común.

Ante tal ausencia medraron los perfiles apócrifos de la Eurocopa; con una sencilla búsqueda, es fácil encontrar decenas de páginas y perfiles, incluso algunas con el falso epíteto de oficial, ofreciendo la promesa de información, en una distribución más o menos actualizada, perpetrando así una suerte de suplantación lícita in absentia.

También hemos sido especialmente activos los medios de comunicación, algunos abriendo espacios especiales para la cobertura del evento, con desigual fortuna, y otros aprovechando para reforzar su audiencia con el desarrollo de acciones específicas.

Es el caso de @elmundoes que, con el hashtag #tuitocopa, consiguió generar en Twitter decenas de millones de impresiones gracias a la conversación mantenida con miles de tuiteros. Y es que Twitter, la plata- forma preferida de las estrellas y de los medios de comunicación, estaba destinada a ser una de las grandes estrellas de la Eurocopa y, aceptan- do el reto, crearon un hashtag oficial #euro2012 y una página especial https://twitter.com/search/#euro2012 que agrupaba imágenes, tuits relevantes y toda la conversación popular. En ella todavía permanece destacado el tuit de Gerard Piqué, animando a La Roja para la final contra Italia, que fue retuiteado más de 65.000 veces.
Además, en http://euro2012.twitter.com/ ofrecen todavía gráficos muy interesantes y vistosos del volumen de conversación sobre selecciones y partidos. En ellos, a tenor de los incrementos de tuits, picos muy destacados, que surgen casi instantáneamente junto a cada gol, se evidencia que Twitter es un magnífico espacio para la celebración colectiva.

La Roja también ganó la Eurocopa en Twitter, dejando datos para la historia como el récord de 16,5 millones de tuits en todo el mundo durante la final, el gol más tuiteado del torneo, el segundo, de Jordi Alba, con más de 158.000 tuits en todo el mundo y el pico histórico de 15.358 tuits por segundo durante el cuarto gol, marcado por Mata.

Deja un comentario