La verdad es que María José me lo dice a menudo, pero me resisto a creerlo. Sin embargo, cada cierto tiempo sucede algo que me pone en mi sitio.

Llevo mucho tiempo inmerso en proyectos de Internet, y eso imprime carácter y ha hecho que pierda la perspectiva. Para mí las cosas suceden deprisa y suceden en Internet. Así que, cuando he decidido estudiar de nuevo en la universidad, me he matriculado en la UNED (la UOC no ofrece lo que me apetecía estudiar) y, cuando he tenido que conseguir la bibliografía necesaria, he recurrido a Internet.

Lo primero que me ha sorprendido es que no existía ninguna edición digital, así que adiós a mi sueño de utilizar el iPad o el ebook reader para ir digiriendo los textos al vuelo, como hago siempre: en el metro, en el AVE, en el taxi, durante los entrenamientos de Carlos, en un tiempo muerto con un café o, incluso, caminando por la calle. Sencillamente, no.

A menos que me los baje pirateados (cosa complicada también, aunque no he puesto mucho empeño) o que me trabaje yo el escaneado página a página. Y no estoy dispuesto a semejante esfuerzo. Sencillamente me da pereza.

La conclusión es que he comprado tres libros por Internet y la experiencia me ha golpeado en la cara como el pescadero de Asterix al trobador: como con una trucha fría. Y no me lo esperaba tampoco. No me esperaba la deficiente situación del comercio electrónico de los libros en España; no a estas alturas.

El libro comprado en Marcial Pons
El libro comprado en Marcial Pons

En dos de las tres compras he pagado gastos de envío. Se podría pensar que es lo normal, pero realmente, si tenemos en cuenta el cambio de la cadena de valor y los ahorros inherentes al comercio electrónico sigue sorprendiéndome que se percutan los gastos de envío al comprador. Además me han parecido excesivos salvo en el caso de Casa el Libro que no cobra gastos a partir de determinado importe, lo que es algo razonable. Los importes y gastos asociados han sido los siguientes para cada caso:

  • Casa del libro: 2 libros por importe de 64,95€, con los gastos de envío gratuitos.
  • Marcial Pons: 1 libro por importe de 25€, con 5€ de portes (20%).
  • Agapea: 1 libro por importe de 31€, con 3,50€ de gastos de envío (11,3%).

Es curioso, a partir de 19€ en Casa del Libro, el envío es gratis.. Quizá hay margen de mejora ahí en las otras tiendas.

El caso concreto de Marcial Pons

Sin embargo, el verdadero motivador de este post es Marcial Pons y su desastrosa gestión del pedido.

Adquirí en su tienda online un producto que aprece con la etiqueta disponible la noche del 7 al 8 de noviembre y en su web dicen claramente que si el libro está en stock, en 24/48 horas llega a destino. Pero a la fecha de publicación de este post el libro no ha llegado.

Imagino que algo tiene que ver el correo electrónico que recibí el día 8 de noviembre alrededor de las 6 de la tarde con una suerte de albarán que me recordaba que el tiempo de entrega de un libro que no está en stock es de 7 a 10 días si es español (afortunadamente mi caso). Terminaba el albarán con un lacónico y nada prometedor Trataremos de conseguirlo.

Y parece que, por fin, hoy día 15 de noviembre, lo han conseguido puesto que me ha llegado un nuevo mail con una suerte de albarán llamado Aviso de entrega. En él me informan de que ya ha salido de sus almacenes el libro y que en breve recibiré un número de tracking. Eso sí, no me dice cuándo está prevista la entrega.

El albarán misterioso
El albarán misterioso

Lo que sí que dice esa nota es que el libro, misteriosamente, ha pasado a valer 37,36€ y que el precio del envío ha subido a 12€. Claro, con toda lógica, si el libro es más caro, pesará más y tendrá mayor valor, por tanto el envío tiene que subir de precio… tanto como ¡hasta un 32% del valor del libro!.

La verdad es que no sé cómo terminará la cosa, porque teóricamente el libro ya está pagado con un cargo en la tarjeta y espero no encontrarme un nuevo cargo por la diferencia. Pero me va a tocar protestar, y eso … también me da mucha pereza.

8 thoughts on “He perdido la perspectiva

  • Héctor

    Me parece increíble tanto porcentaje y el fraude de esa página para enviar un libro… a la próxima, me lo dices ami, que estoy dispuesto a ir a la librería PARÍS de valencia que tienen todo tipo de libro y tienen una amplia variación de contenido… o a lo mejor ellos también lo envían pero que vaya, no cuesta nada ir a por el libro y dártelo cuando vengas a valencia o enviarlo o algo… en fin…

    Responder
  • Manuel

    Ramón,

    entiendo tu frustración. Yo sentí algo parecido comprando otro libro en la Casa del Libro. Creo que muchos de los ecommerce actuales y sus gerentes carecen de una cosa: haber sido clientes y tener experiencias de compras on line. Se ve casi todo como algo tecnológico y no hay ni negocio ni experiencia por detrás y lo que pudiera ser una buena idea acaba siendo una nefasta pérdida de tiempo.

    ánimo, internet te sigue necesitando

    Responder
    • rp

      Precisamente la Casa del Libro fue la mejor experiencia. No es maravillosa, pero al menos suficiente.

      De hecho, si lo hubiera comprado todo en la Casa del Libro, los portes hubieran sido gratis en cualquier caso, y la entrega es razonablemente rápida.

      Responder
  • Jorge Segado

    Ramón, no creo que hayas perdido la perspectiva. Creo que los editores siguen sin saber qué es lo que está pasando. Ellos, ante un negocio que se derrumba, ya han encontrado la solución: echar la culpa a la piratería (http://www.estandarte.com/noticias/editoriales/la-industria-editorial-y-la-pirateria-en-espana_883.html) y amenazar con el abandono (“nos iremos de España”) que de facto ya están llevando a cabo. Vamos, que son ellos los que han perdido la perspectiva. Ya le pasó a la industria del cine, ¿recuerdas? 🙂

    Finalmente llegará un player externo al mundo editorial (Kindle, iTunes, etc.) que les arrebatará la oportunidad del digital y pedirán subvenciones para financiar su inmovilismo y nos culparán a los que tenemos un ordenador, en calidad de piratas potenciales.

    Dile a María José, que yo te veo más con los pies en el suelo que a ellos 🙂

    Responder
  • Álvaro

    Ramón, hace unas semanas hice mi primer pedido a Amazon España y mi sensación fue justamente la contraria a la tuya, te cuento.
    El pedido eran 4 libros de los cuales 1 no estaba en stock, 2 si que los tenian y el cuarto lo vendían por una libreria asociada. Sólo pagué gastos de envío(2.50 €)en este último el cual me llegó a la oficina en menos de 24 horas. Los dos libros que sí que tenian tardaron 2 días (amazon España tiene los almacenes en Francia) y el que no estaba en stock lo recibí a los 4 días.

    Es decir 3 portes diferentes en los que sólo pagué una vez. Una experiencia fantástica.

    Como me dijo Trecet nada más que se enteró que Amazon llegaba a España, “las tiendas no saben con quien se van a jugar los cuartos ahora…”.

    Abrazos!

    Responder
  • Manolo Contreras

    Quiero olvidarme que estamos hablando de libros y del mundo editorial. No quiero entrar a valorar lo que ya sabemos todos.

    Comercio electrónico puro y duro.
    Para empezar te han metido 12 € más en el libro, 7 € más de portes y 5 días más de tiempo de entrega de lo que estipulaban en la web.
    El fallo en la logítica es el más comprensible (stock, tiempo de entrega…), le puede pasar a cualquiera, a mí mismo me ha pasado, aunque a estas alturas no debería… está claro que la web no controla en tiempo real el stock. Pero piensa un momento una cosa: el día 8 a las 6.00 de la tarde no tenían el libro en sus almacenes, pero el tiempo de reacción ha sido “aceptable” y dentro del plazo establecido de 7-10 días.
    Por otra parte, tal vez el stock funcione perfectamente y si te dicen que no lo tienen y que tardan 7-10 días no lo compres y te vayas a una librería física. No quiero entrar en la picaresca.

    Lo que no tiene perdón es que el precio final, tanto del libro cómo de los portes, no se corresponda con la información que muestran en web. Denunciable.

    Parece que no se acaban de enterar, da igual el comercio que sea, de que este tipo de cosas son las que hacen perder CLIENTES, credibilidad, confianza, seguridad…etc…primero en su marca y luego en el comercio electrónico general en España…
    ¿tanto cuesta cuidar estas cosas y que si alguna vez necesitas otro libro VUELVAS a ellos porque has quedado satisfecho?…Ellos se lo pierden…pero terminan salpicando…

    Responder
  • Pingback: Recuperando la prespectiva › ramonpuchades.com

  • rp

    Y aquí el final de la aventura..

    Responder

Deja un comentario