Asisití al TEDxMadrid el pasado 4 de septiembre. Ya asistí el año pasado a su primera edición y, a pesar de las carencias que mostró y de la (a mi parecer) mala elección de algunos de los ponentes, me pareció una iniciativa más que interesante y, por lo tanto, estaba desde su convocatoria preparado para asistir a sus segunda edición.

Este año, además, mi maravillosa amiga Antonella Broglia se contaba entre los organizadores, lo que era una garantía de cambios muy interesantes respecto del año anterior. Antonella, tiene una trayectoria profesional impresionante, lleva muchos años siendo miembro de Infonomía y girando con los update que estos organizan ya por medio mundo. Pero lo mejor de Antonella es su energía, su empuje, su imaginación y su capacidad de trabajo a máxima velocidad. Toda una garantía de que, este año, el TEDxMadrid apuntaría más alto y mejor.

Ilustración de Fjord de la charla de Iban Yarza sobre el pan
Ilustración de Fjord de la charla de Iban Yarza sobre el pan

Me apunté desde el principio y me concedieron plaza por suerte o enchufe, sin embargo toda la gestión de las codiciadas entradas, a un módico coste de 55 €, me pilló de vacaciones encaramado en algunos riscos dolomíticos, por lo que resultó imposible que la adquiriera en el breve plazo que concedían antes de ceder el turno a la gente de la lista de espera.

De vuelta a la civilización, y después de suplicar un poco, me brindaron una invitación de cortesía que desde aquí agradezco de todo corazón a los organizadores.

Y allí me planté para disfrutar de varias cosas: el reencuentro con algunos amigos como Ismael Nafría, Pedro Martínez, Jaime Estévez y, por supuesto, Antonella, conocer en persona a algunas personas enfrascadas en proyectos muy interesantes que ya conocía o no, gente interesante, sorprendentes proyectos, sorprendentes emprendedores y grandes ideas que, realmente, valían la pena ser conocidas.

De izquierda a derecha, Enrique O'Connor, Ismael Nafría, Javier Rivero-Díaz, Pedro Martínez y yo, en TEDxMadrid 2010
De izquierda a derecha, Enrique O’Connor, Ismael Nafría, Javier Rivero-Díaz, Pedro Martínez y yo, en TEDxMadrid 2010

Lo mejor del encuentro es la inmersión en un grupo de mentes inquietas, curiosos, atrevidos y provocadores. Este grupo de gente en un número superior a 100 personas, atrapados en Hub Madrid, construye un entorno que, lamentablemente, escasea en nuestro día a día profesional y generalmente también personal. Pero como no sólo basta con juntarlos en un espacio, las estimulantes ponencias, vídeos seleccionados del TED americano y los aderezos necesarios constituyen un excelente catalizador de la imaginación y de la motivación.

Como no todo podía ser bueno, me reservo algunas críticas. La primera es que las sillas, al final del largo día, resultaban un poco incómodas. Además hacía bastante calor (mucha gente y quizá poca ventilación aumentaron paulatinamente la temperatura). Como el ritmo es frenético, quizá fueron demasiadas ponencias y al final del día ya costaba hacer el necesario cambio de registro al cambiar de ponente. También fue bastante mala la calidad de proyección, especialmente en las primeras ponencias de la mañana. Fin.

Mal resuelto: el espectáculo de Neo-Classical Dance de Alexia McLeod sólo podía verlo a través del techo
Mal resuelto: el espectáculo de Neo-Classical Dance de Alexia McLeod sólo podía verlo a través del techo

A pesar del necesario cansancio, el broche final fue un impulso anímico y rítmico espectacular gracias a la muy divertida y sagaz interpretación de ImproMadrid, que lidiaron con mucha solvencia y oficio unas improvisaciones afianzada sobre temas bastante ásperos para la comedia. Muchas risas y un toque de lujo para lanzarnos a la calle con menos aspecto de agotados y una sonrisa reciente en el rostro.

Intenso, pero muy interesante.

Y si alguien se lo perdió fue porque quiso, porque Agora News lo retransmitió en directo por streaming y muchos de nosotros hicimos de amplificadores en twitter.

Ahora estoy a la espera de dos nuevos TED: uno a distancia sobre los objetivos del milenio, TEDxChange el próximo lunes y otro, en octubre, presencial y con cierto sesgo hacia temas de salud, TEDxSol.

La gente estirando las piernas e invadiendo literalmente la calle en un descanso del TEDxMadrid
La gente estirando las piernas e invadiendo literalmente la calle en un descanso del TEDxMadrid

Deja un comentario