El otro día me preguntaba con un compañero cual era, desde mi perspectiva, la diferencia entre un club y una comunidad. Club y comunidad alrededor de una marca claro.

El asunto no es baladí porque es un cambio de enfoque bastante importante que nunca me había parado a analizar con calma. Se podría decir que tenía demasiado interiorizadas las comunidades virtuales por mi ocupación y mi trayectoria y siempre las había justificado desde las propias ventajas de la comunidad en sí, pero nunca comparándola con algo que, a ojos inexpertos, pudiera resultar muy parecido. Este es el caso de los clubes.

Para mí la gran diferencia estriba en que los clubes nacen desde la marca y tienen como benficiario último el cliente al que se le recompensa por su fidelidad, nivel  de consumo determinado o, sencillamente, por aprovechar una campaña determinada; sin embargo la comunidad es un espacio de creación compartida de la marca en el que el beneficio es mutuo aunque, si cabe, es mayor para la marca.

Hay además algunas otras características de uno y de otro que remarcan estas diferencias y que hacen que uno u otra sean la solución adecuada según el caso (no soy amigo de recetas únicas ni de recetas mágicas):

  • Un club establece jerarquías entre clientes, incluso aunque sea un club abierto, ya que, intrínsecamente en el concepto separa entre pertenecientes a un club o no. Según el enfoque puede ser un estímulo o, incluso, un rechazo para determinados clientes.
  • Una comunidad vinculada a la marca establece un vínculo emocional entre la marca y clientes que va más allá del beneficio racional de la recompensa.
  • En la comunidad se establece, por lo general, una conversación entre clientes que beneficia a la marca y que consolida el vínculo emocional.
  • En un club, la sensación de exclusividad y de cliente V.I.P. en determinadas categorías de productos y servicios, puede suponer un fuerte apalancamiento a caballo entre lo racional y lo emotivo para generar una fuerte vinculación con los clientes y un estímulo aspiracional para potenciales clientes.

Como suele suceder, surgen nuevos conceptos y enfoques que en lugar de sustituir, suman para consolidar una evolución.

Deja un comentario