Hace ya unos años que aparecí por Benasque para hacer un trabajo que, en su momento, no consideré que fuera especialmente notorio: un proyecto web al estilo de lo que empezaba a surgir en el mundo y, en concreto, en España.


Ver mapa más grande

Al final la cosa se convirtió en algo muy interesante y que terminé haciendo historia un poco por mi empuje, un poco por el empuje de los Barrabés y un mucho por la coyuntura, más propia de la conquista del oeste que de un mercado convencional.

El hecho es que, dentro de poco, se cumplirán diez años de la fecha en la que me mudé y, desde entonces, no he dejado de trabajar en el sector. Y, de repente, se me ha ocurrido pensar en qué ha cambiado desde que, titubeantes, nos pusimos unos cuantos a tirar de este mundillo.

Hace poco estuve de forma tangencial en un congreso de Marketing Online y de esa experiencia unida a los numerosos proyectos en los que he participado en estos años, estas son algunas de las conclusiones que saco:

    • Hay muchas más personas participando en el sector.
    • Hay muchas más empresas, especialmente en dos sectores: marketing y publicidad y diseño y desarrollo.
    • Hay muchos nuevos actores, algunos de los cuales tienen la desfachatez de no ocultar su ignorancia incluso en público (como uno que, en una conferencia, contaba emocionado las bondades del hiperenlace o de la usabilidad… que, evidentemente acababa de descubrir)
    • No hay todavía una necesidad de real de las empresas, especialmente las pymes, frente a Internet más allá de que hay que estar.
    • Sigue sin haber una vocación de rentabilidad (en cualquier término) y, por lo tanto, no hay estrategia, frente a los proyectos online. Son, en su mayoría, un gasto y no una inversión.
    • Seguimos pensado que nadie usa Internet y que nadie compra online. Sólo nosotros y un par de raritos que conocemos. Eso sí­, a tenor de las estadísticas, nos gastamos un buen dinero este grupo de cuatro locos.
    • Internet ha muerto, ¡viva Internet!
    • Web 2.0 apesta pero todavía apestará mucho tiempo.. y sólo es el preludio de muchas versiones.
    • La verdadera revolución aún está por llegar… o no.
    • El camino del ahorro es asintótico y en Internet de forma mucho más acusada. Es mejor buscar mayores rendimientos, que menores costes. y eso no sólo no cambiará sino que irá a peor con el aumento de la oferta. Un ejemplo es el Just in time que no ha resuelto la crisis del automóvil.
    • El coste de esta tecnología ha caído (a niveles razonables) pero sigue siendo relevante, sin embargo se utiliza habitualmente para imitar y no para diferenciarse.. una lástima.
    • Ha mejorado la profesionalidad en el sector: mejores profesionales (los que lo son), mejores y más rápidas tecnologías, etc.

Al final creo que tengo una conclusión algo descorazonadora y es que, salvo una mayor tecnificación del sector, que indica cierta madurez en los procesos, la esencia estratégica y de enfoque no ha variado mucho en estos 10 años.

One thought on “¿Qué ha cambiado desde Barrabes.com?

  • Andrés

    Yo creo que la diferencia entre el “hay que estar” o la inversión es una cuestión de percepción (y pienso especialmente en el caso de las Pyme’s): la inversión es siempre sinónimo de incertidumbre pero de intuición, de que “algo bueno acabará saliendo por ese camino”, y creo que no debo de ser la única Pyme que piense en estos términos.

    Sobre lo de diferenciarse en un camino no trillado, yo creo que la salida es lo mismo que me has recomendado tú a mí­: dejar claro un perfil, y para eso la web es inigualable (y vuestra página debiera reflejarlo mejor -cuestión de contenidos, no de estructura-); y el perfil vuestro creo que es “empresa que asesora en cómo utilizar la web como herramienta de marketing para pymes”, y sobre esto, no creo que haya tanta gente que sepa de qué está hablando. Un saludo desde Bcn, Am

    Responder

Deja un comentario