Mi amigo y compañero Raúl González del Río me prestó (y resulta prácticamente de encontrar en las librerías, incluso en inglés en Amazon) un libro poco conocido de Al y Laura Ries: Las 11 leyes inmutables de la creación de marcas en Internet.

Realmente interesante y muy recomendable. Yo ya conocía el libro de Las 22 leyes inmutables de la marca, que me dejaron hace ya tiempo y supuso mi gran revelación en el Marketing (actualmente, por cierto, está editado por McGraw Hill en versión española de Raúl González del Río y Raúl Peralba).

Como muestra, un par de perlas del libro:

El mero hecho de poner su marca a un sitio web no la convierte en una marca en Internet. Existen marcas y existen marcas de Internet, y las dos son bastante distintas. Primer párrafo de la primera ley, la Ley de uno u otro: Internet puede ser un negocio o un medio de comunicación, pero no ambas cosas
En Internet, los clientes potenciales tienen un absoluto control sobre lo que ven, leen y oyen. ¿Hay algún motivo que le haga dudar de que van a desconectar su mensaje publicitario en cuanto empiece? Uno de los párrafos de la segunda ley, la Ley de la interactividad: Sin ella, su sitio web y su marca no irán a ninguna parte.

Lo mejor del asunto es que Al y Laura lo analizan desde fuera del medio y sin acritud, prejuicios o pasiones de ningún tipo, y que lo hacen, nada más y nada menos, que ¡en el año 2000!

3 thoughts on “Al Ries & Internet

  • Andrés

    Hmmmm, matizable; no estoy de acuerdo con lo del primer párrafo (no creo que existan “marcas exclusivas” para internet.

    El truco, creo, está en saber adaptar la marca al medio. Otra cosa es que, desde internet, se genere una marca desde cero: en ese caso, desde luego, la marca es bien diferente a cómo hubiera sido generada a la manera clásica.

    Sobre el segundo párrafo totalmente de acuerdo, porque, ¿qué es cerrar una ventana de un banner sino interactividad? En cualquier caso, también sería interactivo apagar la tele, y por algún misterio sobrenatural, resulta imposible de hacer.

    Abrazos Am

    PS/ Sobre tu comentario en mi página: y tanto que creaste un monstruo! (un monstruo de comérseme horas útiles de trabajo!) Anda, ayudame a dilucidar si perderlas así no es tan inútil.

    Responder
  • rp

    El asunto de las marcas en Internet al que ser refiere Ries es a que nunca podrás ser una marca de “ambos medios”. Es decir: tu marca puede ser líder en el mundo físico o en el mundo online pero difícilmente lo será en los dos.

    El caso de Barnes & Noble vs. Amazon es bastante elocuente. ¿Te imaginas qué pasaría con Amazon si intentara vender en librerías por todo el mundo?.. pues poco más o menos lo que le pasa a B&N con su sitio web.

    A esto contribuyen dos factores: el primero la percepción; existe una barrera insalvable entre el mundo real e internet en la mente del consumidor que hace que perciba que lo bueno de un mundo es imposible que sea bueno en el otro.

    El segundo factor es la experiencia de compra (de esto ya hablé en otro post); cuanto más alejada de la experiencia física (y esto incluye el propio logo en la cabecera), más diferencial y, por tanto, mejor se hace un hueco en la mente del consumidor al estilo de “esto sí es algo de Internet” (aunque sólo sea por oposición).

    Algo fácil para entender lo que sustenta este razonamiento es pensar en Fernando Alonso subido a un Citröen en el París-Dakar o a Carlos Sáinz subido a un Ferrari en el GP de Barcelona. Algo chirría, aunque los dos lo hicieran estupendamente.

    Responder
  • Andrés

    Buenoo, interesante, pero entonces (siento el giro ombligista), en … qué… estoy trabajando? En una marca internet o en una marca física? No debiera tratarse de una misma marca con dos vertientes cada una abriendose su camino donde mejor funcione? ¿? Abrazos, Am

    Responder

Deja un comentario