Es lo que hay.

Ya van varios clientes que, celosos de su copyright o de la propiedad intelectual de su creación, nos insisten a proteger de algún modo la descarga de las fotografías de producto, proyecto o temporada. Todos ellos temen al botón derecho en el PC o la tecla CTRL en el Mac, mediante la cual se puede salvar una copia de la imagen en el ordenador de usuario que navega.

Aunque siempre les decimos que no vale la pena y que es lo que hay, es muy costoso convencerles de que Internet es así. Quizá es una limitación del medio o al contrario, una ventaja del medio, pero sea lo que sea es así.

¿Y qué se puede hacer?: sencillamente nada.

Si la imagen o el producto en están protegidos por copyright, por propiedad intelectual o por cualquier otro medio, está bien protegida y no se puede hacer más, salvo emprender acciones legales si se detecta algún uso fraudulento. Como sucede con el texto, del que, curiosamente, los clientes se preocupan mucho menos.

Hay que tener en cuenta que, si el trabajo está bien hecho, quien se descargue la imagen tendrá una copia a 72 ppp (puntos por pulgada) y de un tamaño relativamente pequeño. Esas dimensiones y resolución sólo sirven para Internet y para hacer cosas feas en un powerpoint. Para imprenta, el tamaño debería ser mucho mayor y la calidad superior a 300 ppp. Con lo que el daño no sería muy elevado.

Mil formas de tomar la imagen

Supongamos que protegemos la imagen contra la descarga fraudulenta pese a nuestras recomendaciones (o usamos Flash, que directamente lo impide). El ladronzuelo tiene múltiples formas de descargarse la imagen de todos modos y, por aburrimiento, sólo citará tres:

  • Le da a la opción de su navegador de Guardar como. Esto crea una copia local de la página, incluyendo subcarpetas con todas las imágenes, dibujitos e incluso animaciones en flash.
  • Captura un pantallazo de la página tal y como está, con lo que obtendría exactamente lo mismo que lo que guardando la imagen aislada: una copia a 72 ppp y del tamaño de publicación de la imagen.
  • Le da a la opción de Ver código fuente del navegador (este ya es un listillo) y busca los enlaces de las fotos y ya está, accede a ellas directamente.

En definitiva, como he empezado diciendo, es lo que hay. Sólo hay dos caminos: resignarse y usar el medio como está diseñado o pasar de Internet.

3 thoughts on “Se pueden copiar las fotos, sí

Deja un comentario