Transcripción del artículo publicado en alzado.org el 31 de octubre de 2003
Tímidamente, el empresariado gallego se aproxima a Internet. Con casi un 250% Madrid lidera la innovación e inversión en tecnología, aunque nuevas iniciativas acuden para salvar esta diferencia que no favorece a nadie. En GaliciaTIC, sin embargo, falto algo más de arrojo aunque se barajaron conceptos interesantes que algunos damos por supuesto pero que no resultan tan evidentes para la mayoría del empresariado español.

Los días 6 al 8 de octubre tuvo lugar en Santiago de Compostela el congreso GaliciaTIC. Fue la primera edición de lo que pretende ser el foro de referencia sobre tecnologías de la información y comunicaciones en Galicia.

La asistencia fue suficiente aunque no abundante, lo que demuestra una vez más el escaso interés que suscitan estos temas más allá de nuestro endogámico mundillo. Acostumbrado a asistir a eventos más sólidos y multitudinarios, en Madrid o Barcelona, GaliciaTIC fue un soplo de aire fresco: mucho empresario y poco ejecutivo, gente joven con proyectos interesantes y gente con experiencia en el mundo de los negocios con expectación e interés.

Sin embargo, la distancia de foros como el de Madrid o Barcelona, la diferencia de recorrido y perspectiva entre el público de GaliciaTIC y el que habitualmente circula por Internet Global Conference o Mundo Internet es muy grande. El empresariado gallego, me temo que al igual que la mayoría del empresariado español exceptuando madrileños, barceloneses y algún que otro caso aislado, está todavía mirando Internet desde la barrera, con escepticismo, miedo y sin prácticamente ninguna visión de futuro que pase por ahí.

Mi sensación, tras asistir a numerosas charlas, participar en el debate y conversar con algunas pesonas es que los empresarios o bien no se ven reflejados en los casos de éxito de la Internet Española o no son capaces de proyectar esos ejemplos sobre sus empresas.

Otra sensación que me llevé es que el empresario, en general, no está acostumbrado ni a arriesgar ni a innovar, algo que quizá todo el mundo sabía o al menos sospechaba pero que hasta ahora yo no había constatado con tanta firmeza. Pocos eran los que se apartaban del discurso de las subvenciones y el apoyo institucional y muchos menos los que estaban dispuestos a probar nuevas ideas que no hubieran sido ya sólidamente probadas en sus competidores.

Francamente, creo que obtener ventajas competitivas a partir de las historias de éxito de los demás, si no es imposible sí es terriblemente difícil.

El evento estaba organizado por la Fundación Empresa – Universidad de Galicia (FEUGA), lo promovieron diferentes organizaciones y asociaciones entre las que destacaban las Cámaras de Comercio de Galicia, la joven asociación de Empresas Galegas Adicadas a Internet (EGANET) y la catalana Internet Global Conference (IGC), una iniciativa con cierta experiencia en estos asuntos y creada por la Fundació Barcelona Digital.

Fue precisamente IGC, con quienes he colaborado en los congresos de 2002 y 2003, la que me propuso asistir como ponente a una mesa titulada Mitos y realidades, enmarcada en la sección dedicada a oportunidades para las empresas.

Oportunidades para empresas

En mi mesa, desde mi punto de vista una de las mejores que tuve la oportunidad de ver (excluyéndome a mí por supuesto), coincidí con Ignacio Sala de atrapalo.com y con Sergi Mesquida del CIDEM. Ambos aportaron bastante información útil y la interesante perspectiva sobre Internet de la oportunidad, la estrategia y el modelo de negocio.

:: Atrapalo.com
Atrapalo.com, la conocida web de chollos online para espectáculos y viajes, es uno de los proyectos bandera de la actualidad de Internet por su originalidad, claridad de ideas, eficacia y capacidad de llevarlo a la práctica. En pocos años se han ubicado sólidamente en Internet con oferta para numerosas ciudades españolas y vendiendo más de 9.000 entradas para más de 200 espectáculos. Esa es su masa crítica.

Algunos de los factores más importantes que reseñó Ignacio Sala como factores determinantes son la reducción de barreras de entrada (por ejemplo, no se paga online) y la combinación de productos baratos y de alto consumo (entradas para espectáculos y bonos de restaurante) con productos caros y de bajo consumo (paquetes vacacionales y viajes). Con este mix han conseguido mucha audiencia en productos de bajo margen y alto margen en los productos de baja audiencia, eliminando la desconfianza del cliente porque éste prueba los servicios de atrapalo.com con productos de bajo riesgo.

:: CIDEM
Sergi Mesquida es un Gestor de Proyectos del CIDEM, el Centre d’Innovacó i Desenvolupament Empresarial (Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial). El CIDEM es una agencia del gobierno catalán dedicada a promover la competitividad del tejido empresarial de Cataluña. Dentro de CIDEM se ha puesto en marcha una interesante iniciativa: DOMD (Diagnosi d’Oportunitats de Millora Digital – Diagnóstico de Oportunidades de Mejora Digital). A través de esta iniciativa, el CIDEM subvenciona las labores de consultoría en Pymes para identificar las oportunidades de negocio a través de la mejora de procesos digitales, en cualquier ámbito: gestión del conocimiento, sistemas CRM, uso de internet, etc.

La iniciativa ha funcionado tan bien como experiencia piloto que se está contemplando la posibilidad de mantenerlo como serivicio estable las Pymes catalanas y, por supuesto, subvencionado al 100%.

Ponentes de lujo

En la apertura, GaliciaTIC contó con dos ponentes de lujo: Joan Majó y Juan Soto. El primero es Presidente del European Institute for the Media, de Dusseldorf y ex-Ministro de Industria y Energía. Y el segundo es Presidente de la Comisión Especial de Estudio para el Desarrollo de la Sociedad de la Información (conocida como ‘comisión Soto’) y ex-Presidente de Hewlett Packard España y Francia.

:: Joan Majó
Hizo una exposición muy interesante en la que trazó la evolución social para conseguir bienestar a través del uso de la tecnología sobre los recursos. Básicamente, según su apreciación, la primera gran etapa se centró en la obtención de recursos energéticos cuyo consumo es excesivo e insostenible (el consumo medio actual ha evolucionado hasta las 140.000 kcal, muy por encima de lo que necesitamos). Por lo tanto, considera que estamos entrando en la segunda etapa que consistirá en el acceso a la información para rentabilizar ese consumo de energía hasta el mínimo necesario.

:: Juan Soto

Reseñó que en España el I+D+i privado está en un estado pésimo ya que no cumple ni con un tercio de lo esperado. No existe demanda de estos servicios por parte de las empresas, pero Juan Soto afirma que eso es culpa del estilo formativo y del escaso gasto en infraestructura informática en las empresas. Esto, según él, redunda en una escasa eficiencia de la empresa. También identificó como principal problema la escasa inquietud del empresario ya que éste tiene que decidir si una tecnología o solución determinada le sirve, pero para ello debe conocer y consultar primero, situación que se da muy escasamente en la Pyme española. Ambos ponentes coincidían en que la educación será la clave en la evolución de todo esto, pero que para ello había que sacar de las escuelas el aula de informática y meter la informática en el aula, lo que claramente no es lo mismo.

Sesiones plenarias

Las sesiones plenarias estuvieron más variadas, pero me gustaría destacar a alguien con quién ya tuve la oportunidad de coincidir en otra ocasión y a otra persona que hacía tiempo que tenía ganas de ver en directo: Janine Warner y Alfons Cornellá respectivamente.

:: Janine Warner
El estilo suave de Janine, muy correcto y muy americano, no dejó de sorprender por la evidencia de sus palabras. La conclusión es clara, hay que cambiar y no se puede tener miedo al cambio, pero el cambio no significa asumir inversiones desmesuradas ni riesgos excesivos. Reseñó algunos ejemplos interesantes como la farmacéutica Walgreens (www.walgreens.com) con un sistema de alarmas de incompatibilidad entre prescripciones para sus registrados o el portal elsalvador.com que permite realizar compras locales con entrega local realizadas desde el extranjero por su gran comunidad de emigrados.

Al final, una moraleja: para atreverse a avanzar, hay que pensar que cambiar no significa desprenderse, que podemos colaborar para conseguir el cambio y que debemos apoyarnos en los demás para que nos ayuden a llevarlo a cabo.

:: Alfons Cornellá

Estuvo mucho más vehemente en su arenga por el cambio: la evolución no se detiene porque nosotros tengamos miedo y la industria, sin cambios, está condenada a un estancamiento de la productividad.

Convenció a la audiencia de que actualmente la oferta es mucho mayor que la demanda (basta con intentar comprar unos chicles en cualquier kiosko para comprobarlo) y que eso hace que mejorar la producción no suponga mejorar las ventas ni la productividad. Estamos entrando en el período que él definió como la era del marketing. Así que, según su percepción, las empresas están obligadas a innovar constantemente.

Alfons finalizó su interesante charla con una afirmación lapidaria: la tecnología sólo es tecnología para aquellos que nacieron antes de ella… sólo hay que comprobar si los ordenadores con considerados tecnología por los niños de hoy en día.

Conclusiones

El congreso, en definitiva, fue bastante interesante aunque un poco desigual, como suele suceder. Lo mejor fueron sin duda algunas de las charlas plenarias (no todas lamentablemente) y de la inauguración. Las áreas temáticas, sin embargo, resultaron algo escasas de interés y algo flojas en general.

En un entorno dubitativo y con escasa penetración de las tecnologías como el gallego, eché en falta más espíritu revolucionario e instigador que arengara a los empresarios para asomarse a la ventana de internet.

La mayoría de los empresarios y directivos que acuden a estos foros, lo hacen en busca de ejemplos en los que poder reflejarse o de recetas milagrosas que, probablemente no existen. Sin embargo, se encontraron mucha información técnica de cómo resolver los problemas que, en realidad, no tienen pues no los buscan. Haciendo mía la afirmación de Juan Soto, si el empresario no tiene la inquietud de innovar no va a hacerlo y, por tanto, no va a tener muchas de las dudas que se intentaban resolver de antemano en el congreso.

Aún así, aplaudo la iniciativa gallega y la buena organización a cargo del FEUGA. Sería interesante que fueran apareciendo con fuerza iniciativas sectoriales similares a esta a lo largo de la geografía española. Sólo un último comentario como despedida: en un congreso dedicado a las tecnologías de la información y las comunicaciones, habría venido muy bien una sala con ordenadores para navegar o consultar el correo web y donde conectar mi portátil en los ratos muertos entre las ponencias.